Billy Elliot. La crítica de la semana

Decía el escritor Argentino, Leo Pavoni, que «quien tiene personalidad propia, aprovecha cualquier oportunidad para crecer como persona y construir un puente sobre la maldad, la envidia y la arrogancia de los demás».

Resulta una buena introducción para hablar de este trabajo de Stephen Daldry, conocido por películas como: » Las horas»(2002), «Tan fuerte tan cerca»(2011)o la recordada: «Trash»(2014).

Billy Elliot(2010) es la representación fílmica llevada a un ámbito, tan sensible, como es la preadolescencia y la adolescencia, de un contravalor muy instalado en nuestra sociedad como es el prejuicio.

En base a este tema y a otros que se irán descubriendo en el transcurso del trabajo, se construye una historia ambientada en un pueblo minero de Inglaterra, en el contexto de una familia machista, tremendamente injusta con una vocación incipiente del más joven de la casa quien ve en la danza y no en el boxeo una realización personal de crecimiento y desarrollo humano extraordinario.

Destacar en los personajes que presentamos, en el trabajo de esta semana, el papel del padre y del hermano mayor en unos roles preestablecidos por la sociedad del momento que reflejan un encorsetamiento y una estrechez mental considerables, frente al deseo innato del protagonista por desarrollarse en un mundo hostil, presentando unos valores asumidos, personal e interiormente, desde el momento que encuentra el apoyo de su mejor amigo y de la profesora de danza que descubre, en él, un valor extraordinario que habrá de pulir, poco a poco, en lo artístico y profesional.

El afán de superación junto con la confianza en sí mismo, así como el desarrollo de los sueños en el empeño sano por salir hacia adelante, hacen que la película vaya ganando en interés, no sólo como película para ver, sino como reflexión de vida que nos invita a considerar aspectos, situaciones, vivencias y personas que han luchado por un ideal y que, gracias a su tesón,trabajo y esfuerzo, han conseguido liberarse de esas lacras que acompañan a nuestra sociedad y estigmatizan, sin piedad, valores que han de estar ya asumidos como, por ejemplo, la Igualdad, la constancia, el respeto, la ayuda mutua , el acompañamiento y la amistad.

Ganadora en el año 2011 del Premio de la crítica al mejor intérprete joven, un Premio Bafta al mejor actor, Jaime Bell, al que después veríamos en trabajos como: «Las aventuras de Tintin: El secreto del Unicornio»(2011) de Steven Spielberg, y el Premio Bafta a la mejor actriz de reparto Julie Waters.

Película de referencia en el ámbito educativo, de forma destacada, para los cursos de ESO. Muy indicada para las tutorías y para el ámbito de la docencia directa en clases vinculadas con la Educación en Valores.

A disfrutar de buen cine.

Iván Bermejo.

Fragmento de la película «Billy Elliot»

Un comentario

  1. ¡¡ Estupendo y valioso análisis!!!…y sobre todo acertada valoración y sugestiva indicación…!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *