Saluda de nuestro párroco, D. Iván Bermejo, con motivo de las fiestas patronales de Torrelaguna 2019

«Mi mayor satisfacción es verte alegre» (Don Bosco).

Permitidme dirigirme a vosotros con esta expresión de quien es un referente, para muchos, de entrega, trabajo y dedicación para un sector de su tiempo muy vulnerable: los niños y los jóvenes.

Me refiero al fundador de los Salesianos, Juan Bosco. Él será quien me ayude a mostraros un camino, tal vez, inexplorado en el contexto de lo que celebraremos de forma inminente estos días.

Comenzamos unas fiestas patronales, llenas de acontecimientos lúdicos, religiosos, culturales, infantiles… todos ellos para disfrute de vecinos y visitantes del municipio de Torrelaguna. Jornadas que están llamadas a servir de unión, convivencia y fraternidad entre quienes, durante estos días, nos encontraremos participando de algunos de los actos que se han confeccionado y que aparecen destacados en este programa de fiestas.

El Santo, al que me he referido al inicio de estas palabras, nos hace profundizar en algo más, entre otras cosas, en saber entresacar todo lo bueno que tenemos en nuestro interior y que hacen, de nosotros, personas extraordinariamente importantes de cara a dar sentido y significado a lo que celebramos en un referente fundamental para la vida del municipio de Torrelaguna: Ntra. Sra. de la Soledad. Desde aquí es desde donde hemos de dar origen a todo lo que vayamos a vivir en estas fiestas.

Alguien decía que la más bella palabra en labios de un hombre y de una mujer es la palabra: Madre y la llamada más dulce: Madre mía. Mirándola a Ella y dirigiéndonos así, a Nuestra Madre, lo que surja de ese encuentro será una alegría vivida con sentimiento y afecto sanos y profundos.

Valoremos en profundidad esta reflexión que se nos hace desde la experiencia vital de María a la que no puede entenderse sin su relación con Jesús. Aprendamos como nos recuerda, Luther King, el sencillo arte de vivir como hermanos.

La llamada a la alegría es una constante en el vocabulario del Papa, junto con la Esperanza. Es cierto que, durante unos días, trataremos de dejar a un lado los problemas, muchos o pocos, que tengamos y a los que hemos de atender de un modo más o menos incipiente, pero os recuerdo lo que nos dice Francisco: «no tengamos miedo, confiemos en Dios, tengamos la seguridad de que Él está cerca de nosotros».

Quisiera dirigirme como, cada año, a los niños y jóvenes de Torrelaguna. Siempre estáis en mi mente y en mi corazón y procuro hacer mías las palabras de quien ha sido un referente en mis años de docencia, con quien he iniciado estas palabras, don Bosco. Sabéis que mi apuesta por vosotros es firme y clara y mi oración, cada domingo, junto con la Comunidad Parroquial de Torrelaguna, está dirigida, de modo particular, a vosotros, desde el convencimiento claro y rotundo de que «no hay niños ni jóvenes malos; hay niños y jóvenes que no saben que pueden ser buenos y alguien tiene que enseñárselo». A esto he dedicado siempre mis fuerzas y mi vocación.

Decía Franz Kafka que «la juventud es feliz porque tiene la capacidad de ver la Belleza. Cualquiera que tenga la capacidad de ver la belleza nunca envejece». Intentemos con ellos, con nuestros niños y jóvenes, no enfrentados a ellos, ver tanta Belleza como tenemos a nuestro alrededor, sólo así tendremos un espíritu joven, sólo así podremos construir un mundo mejor.

Ánimo niños y jóvenes, sois el futuro y la esperanza de nuestro mundo, de nuestra sociedad y de nuestra Iglesia.

Disfrutemos estos días juntos y tengamos en cuenta, durante este tiempo, que si sabemos disfrutar bien estos momentos, como diría Jorge Bucay, este tiempo será extraordinario… será un tiempo verdaderamente vivido.

¡Felices Fiestas!

Iván Bermejo Jiménez. Párroco de Torrelaguna.

Agosto/ Septiembre de 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *